www.junquoting.comule.com
noticias informacion diario informacion diaria entrevistas problematica cnn


Mas recientes

  • 1 mesa de concertacion para la lucha contra la
  • enfermedades comunes en las mujeres
  • destinos turisticos oriente medio
  • hottest eu news
  • importacion de china a mexico gt gt foro para importar de china
  • capitulo v carnicos ii
  • de la luisiana a la nueva espana capitulo v
  • desarrollo de ventajas competitivas pymes exportadoras exitosas
  • tatuajes de peliculas
  • 2009 enero karate mrprepor el karate en internet
  • cursos de importaciones exportaciones logistica
  • energia solar portalsolar portal de la energia solar empresas de
  • ventajas y desventajas energia solar
  • estamos tan avanzados con la energia solar
  • bombilla led que funciona con energia solar
  • trastornos del tracto biliar trastornos de la vesicula biliar y
  • juan francisco martin seco
  • desarrollo tecnoligico y derechos humanos la vida
  • causas de piedras en la vesicula y riesgo en embarazo con piedras
  • maremagnum de quisicosillas 10
  • colecistectomia laparoscopica en pacientes
  • el llamado de berea segunda carta a los tesalonicenses introduccion
  • escucha girls who run the world
  • los iberos
  • del mercantilismo al capitalismo
  • mercantilismo y economia clasica
  • economia al segundo
  • derecho politico
  • diccionario ingles
  • laureano bonet
  • ruge la catedral anderlech
  • fernandes si no tuvieramos fe no jugariamos la vuelta de
  • blog del curso politica instituciones
  • los senores de vizcaya
  • el comercio
  • libro de traumatologia
  • laura palma
  • 50000 hijos y nietos de emigrantes gallegos lograron la
  • redalycsocioling istica y analisis del discurso herramientas para
  • megablogolis responsabilidad politica detras de la decision electoral
  • mobbing de usuarios
  • aguas negras en sector vista hermosa la guaricha y la vuelta la
  • janu shirshasana
  • super forum de novelas vizualizare subiect
  • sextomandamiento
  • i convenio colectivo del personal docente e investigador laboral de
  • mary la elefanta que murio en la horca
  • cuando los elefantes eran condenados a muerte
  • aca estan estos son los diez mandamientos del buen
  • la crueldad hacia los animales en la vida cotidiana



  • 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

    beruby.com - Empieza el día ahorrando

    Publicidad 

         
    Ultimos Posts



    Descripcion:
    Por mucho tiempo fue frecuente analizar la Revolucin Mexicana con vista al conjunto de las diferentes relaciones que surgieron en torno a los grupos participantes en la misma. Hoy ms bien parece existir una tendencia a definir la Revolucin de acuerdo con la perspectiva que tuvo cada uno de los sectores principales del movimiento y de sus relaciones con el conjunto.

    Este estudio se inscribe dentro de esta ltima concepcin y trata de analizar la participacin del movimiento obrero durante los aos de 1910 a 1929, que el autor considera formativos en las relaciones de los obreros y el poder poltico emanado de la Revolucin. La tesis principal sobre la que desarrolla toda la investigacin consiste en demostrar que, por su incapacidad para desarrollar una organizacin avanzada y un programa que representara el inters de toda la nacin, la Revolucin Mexicana no fue ni poda haber sido obra del movimiento obrero mexicano. Adems, esta incapacidad sustent la plataforma sobre la que se desarrollaran las relaciones posteriores de este movimiento y los gobiernos posrevolucionarios hasta 1929.

    Son los sectores medios los que se opusieron al porfirismo y ellos son los que lograron la participacin de los obreros. Las alianzas que se inician con Carranza, y que van a continuar hasta Calles, son en alguna medida reflejo de la debilidad de la organizacin de los obreros que necesitan patrocinadores oficiales que los representen polticamente.

    Los obreros -nos dice el autor- pudieron ser incorporados a la lucha revolucionaria por tres factores importantes: numricamente eran reducidos y no tenan una ideologa predominante para influir a otros grupos; en segundo lugar, los caudillos revolucionarios sucesores de Madero sintieron la necesidad de impulsar las movilizaciones obreras para acrecentar su propio poder, y finalmente, la poca revolucionaria no era la ms adecuada para la organizacin sindical. Sin embargo, son las dos primeras condiciones las que sellan para el futuro el camino que tendr que recorrer el movimiento obrero.

    Para Barry Carr, la participacin de los obreros en el movimiento revolucionario fue limitada. La represin ejercida por la dictadura de Porfirio Daz impidi el desarrollo ideolgico de la clase obrera dejndola incapacitada para organizarse y proponer un plan definido ante los acontecimientos y sobre todo, crear las bases para su sometimiento a los intereses de los caudillos revolucionarios. Por tanto, siendo un movimiento joven y dbil, los obreros fueron fcil presa de las marejadas revolucionarias.

    , hasta 1929 en que entra en desintegracin, que se considera como la parte medular del periodo formativo de las relaciones entre los obreros y los caudillos revolucionarios surgidos de la revolucin. Esta etapa representa un avance en las relaciones, en la que los dirigentes obreros decidieron aprovechar la mayor debilidad de la clase trabajadora del pas, para garantizar un futuro mejor mediante la alianza con personalidades polticas. En esta fase, la accin sindicalista directa fue suplida por una poltica de oportunismo creativo, en la que se reconoca la debilidad numrica de los obreros y la necesidad de actuar para conseguir patrocinadores oficiales que les permitieran tener una cierta representacin poltica.

    De esta manera, las alianzas ms significativas se dieron con Obregn y Calles, que fueron las figuras ms relevantes de la posrevolucin, que encontraron en el movimiento obrero un gran apoyo para sus gobiernos todava tambaleantes durante esta poca.

    apoy la candidatura de Obregn en 1919, fecha que seal la entrada definitiva de esta central en la escena poltica. El pacto que celebraron dio principio a un largo periodo de relaciones estrechas entre el movimiento obrero organizado y la coalicin nortea de caudillos revolucionarios. A pesar de que Obregn no cumpli al pie de la letra el pacto celebrado con la

    y el Partido Laborista, que era su brazo poltico, se pueden considerar como las nicas organizaciones nacionales centralizadas que podan ser capaces de efectuar grandes movilizaciones de amplios sectores de la poblacin. Esto lo demostraran en la rebelin delahuertista de 1923 a 1924, cuando formaran destacamentos de obreros militarizados para defender la causa del gobierno obregonista y enfrentarse a los rebeldes. Ms tarde, con motivo de la guerra cristera seran un apoyo importante para el gobierno de Calles.

    siempre fue vista con buenos ojos por la American Federation of Labor, que tena inters en avalar la conducta reformista y colaboracionista que impulsaba las acciones de los lderes de esta central obrera. La

    tena inters en alejar al movimiento obrero mexicano de las doctrinas socialistas y anarquistas y conducirlo hacia el sindicalismo responsable, de que daban muestras las organizaciones obreras de Estados Unidos.

    tena una fuerza inigualable por alguna otra organizacin obrera nacional, de tal modo que en la candidatura de Calles el apoyo que ste recibi fue ms importante que el que haba obtenido cuatro aos antes Obregn. Calles consolid las relaciones con el movimiento obrero y permiti participar de su gobierno a los principales lderes obreros. La

    lleg a ser tan poderosa que fue el punto de tensin en la sucesin presidencial de 1928, cuando se plante la reeleccin de Obregn, que se haba distanciado de los lderes obreros y que busc un nuevo apoyo que equilibrara sus fuerzas con las de Calles. Este apoyo lo encontrara en los agraristas que tambin tenan razones para competir con la fuerza de la

    , que por su parte se resista a brindar su apoyo a Obregn para ser candidato presidencial. ste titube y la promesa de Obregn de restarle consideracin a la

    lvaro Obregn fue elegido presidente, pero a los pocos das despus de su victoria fue asesinado por un fantico religioso. Aunque en el fondo se vio la mano de la

    , nunca se le pudo comprobar su complicidad en el crimen; sin embargo, los efectos seran funestos para el futuro de esta organizacin. En primer lugar, Calles tuvo que aceptar las renuncias de los principales lderes ante la presin del grupo obregonista, con lo que se iniciaba la crisis, que llevara a la desaparicin de la

    desde su fundacin, se opuso al proyecto de Calles de institucionalizar la Revolucin al no querer participar en la creacin del Partido Nacional Revolucionario. Con esto se aceleraba su proceso de descomposicin, al alejarse del centro de la actividad poltica. Paulatinamente perdera el apoyo del gobierno y dejara de ser la central obrera ms poderosa del pas, pero no caba duda de que haba servido como poderoso polo para la unidad del movimiento obrero en Mxico en su etapa formativa.

    Barry Carr, en este anlisis del movimiento obrero mexicano, ha querido mostrar que la incapacidad de los obreros para desarrollar una organizacin y un programa de alcance nacional fue lo que permiti que los caudillos revolucionarios pudieran influir de una manera determinante en las relaciones que se desarrollaran posteriormente. El efecto no parece tener duda alguna, las relaciones de los obreros y el gobierno desde la revolucin estuvieron selladas por un paternalismo y una sujecin a las polticas del nuevo Estado mexicano; sin embargo, la tesis que desarrolla como su causa finalmente parece no tener la fuerza suficiente para estructurar el resultado de estas relaciones.

    El problema de si los obreros no tenan capacidad para hacer la revolucin o influir determinantemente en ella, desde un punto de vista de debilidad numrica y organizativo, debe relacionarse no tanto con el desarrollo industrial y sus efectos sobre la organizacin de la clase trabajadora, sino ms bien con la perspectiva histrica de cambio que tiene esa clase en relacin con el conjunto de la sociedad en la que se est desarrollando. La posicin de B. Carr, est mucho ms cerca de la tesis clsica que se desarroll en Europa durante el siglo

    , a raz de la Revolucin Industrial, en la que un crecimiento en el desarrollo del capitalismo traa aparejado un aumento en el ejrcito obrero y en sus posibilidades de organizacin. En la prctica esto sucedi en los pases con mayor desarrollo industrial, lo que en la teora lleg a plasmar Marx, cuando meda la potencialidad revolucionaria de los trabajadores en relacin con el desarrollo alcanzado. Sin embargo, ms tarde, las propuestas leninistas de la revolucin bolchevique dieron un giro en la estrategia de la lucha de los obreros; en esta nueva perspectiva, mucho ms importante que tomar en cuenta el desarrollo del capitalismo es hacer avanzar las posibilidades reales de la toma del poder por los obreros. Buscar y ampliar a otros sectores la potencialidad revolucionaria de los trabajadores, inclusive en algunos momentos estableciendo alianzas con la pequea burguesa, pero siempre orientndolas a la lucha del poder proletario. Por eso, no fue la falta de un programa nacional del movimiento obrero mexicano lo que imposibilit que la revolucin fuera una lucha por el poder obrero, sino ms bien una falsa perspectiva histrica lo que delimit su esfera de accin y lo que enajen su participacin al lado de los nuevos representantes del poder poltico despus del movimiento armado. Las alianzas del movimiento obrero con los caudillos no se originaron por su debilidad y su inmadurez, sino por la importancia que representaba para el nuevo Estado mexicano controlar y utilizar esta poderosa fuerza dentro de la construccin del esquema de dominacin.

    Por tanto, la tesis de B. Carr, que relaciona directamente el grado de desarrollo industrial con la toma de conciencia de la clase trabajadora, parece alejarse de un anlisis de la verdadera teora de la revolucin proletaria que analiza otros factores histricos que condicionan y determinan la actuacin de los obreros.

    Estudios de Historia Moderna y Contempornea de Mxico, lvaro Matute (editor), Mxico, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Instituto de Investigaciones Histricas, v. 6, 1977, p. 209-212 .






    www.junquoting.comule.com Todos los derechos reservados